Protocolo para atender las solicitudes de ajustes razonables para el ejercicio de la capacidad jurídica de las personas con discapacidad

En el marco del ejercicio de la capacidad jurídica de las personas con discapacidad, la normativa nacional reconoce el derecho de las personas con discapacidad a solicitar los ajustes razonables que requiera para poder manifestar su voluntad y la obligación de todas las entidades públicas y privadas que brindan servicios públicos para otorgarlos.

Así, el Decreto Supremo N° 016-2019-MIMP dispone que el el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables es la entidad encargada de emitir el Protocolo para atender las solicitudes de ajustes razonables para el ejercicio de la capacidad jurídica de las personas con discapacidad, y en cumplimiento de dicho mandato, desde el CONADIS se elaboró y se pone a disposición el presente documento.

El Protocolo establece pautas de trabajo, estándares y actuaciones actitudinales que orientan la atención de solicitudes de ajustes razonables en las entidades públicas y privadas que brindan servicios públicos que pudieran presentar las personas con discapacidad para poder manifestar su voluntad en la realización de actos que produzcan efectos jurídicos, en igualdad de condiciones que las demás personas.

Para ello, inicialmente, se define el objetivo, finalidad, alcance y base legal del presente protocolo y, posteriormente, se divide en tres capítulos. En el primero se describen los alcances generales del protocolo, detallando su población objetivo, el rol del MIMP, las características del servicio, los enfoques y derechos abordados y los criterios de evaluación. En el segundo se aborda el procedimiento, etapas, fases y/o lineamientos del protocolo, especificando las reglas generales de atención de las entidades, las pautas actitudinales y formalidades para la atención de las solicitudes de ajustes razonables, las consideraciones para su implementación y sostenibilidad, así como el flujograma de atención. También, en este segundo capítulo, se hace mención de las entidades involucradas y se determinan las disposiciones finales del protocolo. Finalmente, en el tercer capítulo se presenta el glosario de términos empleados a lo largo del presente protocolo.

El periodo para que las personas con discapacidad y organizaciones que las representan puedan dejar sus aportes es hasta el 12 de julio de 2021. Durante estos días presentaremos los materiales y el cronograma de las sesiones de consulta.